Te deseo muchos problemas para este nuevo año, y también…

“La persona asertiva tiene una orientación
activa en la vida. Hace que sucedan las cosas”


En general las personas le tienen miedo a los problemas, pero si en realidad entendieran de que trata esto, los buscarían. Según la real academia de la lengua:

Problema. Conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la consecución de algún fin.

Y de eso trata la vida, de superar los problemas. Los niños pequeños se enfrentan al problema de que no pueden llegar hasta donde está el juguete que quieren ¡gran problema! ¿y qué ocurre? Lo resuelven aprendiendo a caminar.

El modo en que yo aprendí a resolver los problemas no era el mejor, se me enseñó a rezar mucho y a actuar poco. Si necesitaba dinero, yo rezaba, si necesitaba sacar buenas calificaciones, yo rezaba, si necesitaba novia, yo rezaba, si necesitaba trabajo… creo que ya me di a entender. No hay nada de malo en rezar, pero sólo es parte de la ecuación, la otra parte está en la acción.

Por eso me gusta la Asertividad. Una de las características que identifica a la persona asertiva dice:

“La persona asertiva tiene una orientación activa en la vida. Hace que sucedan las cosas”


Un día cualquiera la hermosa y joven Ana salió de su trabajo, eran las 4 de la tarde, su idea era llegar a casa, la tarde era hermosa, así que decidió caminar hasta su hogar. Para llegar tenía que cruzar por un hermoso y amplio parque, a medio parque se detuvo a inspirar hondo, en eso estaba cuando sintió que alguien le arrebató su bolsa, al voltear pudo ver a un hombre que se alejaba corriendo con dificultad…

- ¡Agárrenlo, se robó mi bolsa!. Gritó Ana.

Un muchacho que trotaba cerca escuchó sus gritos de ayuda y salió en pos del ladrón, Ana los seguía lo más rápido que sus zapatillas se lo permitían, los perdió de vista cuando se internaron entre los árboles, apresuró el paso, y al llegar encontró al muchacho en el suelo y al asaltante con una navaja que apuntaba hacia el muchacho.

- Ponte junto a él. Le indicó el asaltante.

Ella obedeció mansamente pero al llegar junto al muchacho escuchó que le susurraba en tono imperativo “DESMÁYATE” Por un momento no comprendió a que se refería, pero finalmente la luz se hizo en su cerebro. Se dejó caer cual larga era, esto desconcertó al asaltante, que se acercó un poco, momento que aprovecho el joven desconocido para saltarle encima, sorprendido el asaltante dejo caer la navaja y salió huyendo dejando la bolsa de Ana tirada en el camino.

El joven desconocido estuvo a punto de salir corriendo nuevamente tras el ladrón, pero se detuvo al darse cuenta que Ana seguía en el suelo…

- ¿Cómo te sientes?

Ante la pregunta Ana empezó a notar que el llanto inundaba sus ojos, el joven la abrazo y Ana lloró un rato en su hombro.

Finalmente, Javier -así se llamaba su salvador- la acompañó a su casa, después, se comunicó diariamente durante la semana para saber como seguía.

La historia tiene como final la clásica boda de los cuentos de hadas. Hoy Ana y Javier tienen dos hijos y doce años de casados.

Cuando le preguntan a Ana:

- ¿Crees que el destino intervino? Ella contesta muy segura
Ana – ¡Claro! A no ser por el asalto yo no hubiera conocido a Javier.
- Tal vez no fue el destino, tal vez sí, pero igual se pudieron conocer en otro momento y lograr algo…
Ana – Yo creo que no, ese fue el momento y el lugar adecuado. En otras circunstancias yo creo que aunque lo hubiera conocido no me hubiera interesado. Además yo tenía otros pretendientes con más posiblidades que Javier, pero eso es lo de menos, yo trabajaba para ahorrar e irme a vivir un tiempo a Canadá. No tenía el más mínimo interés en tener novio, pero el modo en que conocí a Javier fue algo que nos unió. Yo creo que el destino elaboró planes para nosotros.

Cuando le preguntan a Javier:

- ¿Crees qué el destino intervino? El sonríe porque sabe que el destino no fue el responsable de su encuentro, pero acto seguido, agrega…

- Estoy completamente de acuerdo con Ana.

Mucha gente se angustia cuando se entera de que Javier preparó todo, piensan en los riesgos que implicaba el plan y en todo lo que pudo haber resultado mal. Javier también lo pensó, utilizó la visión prospectiva que caracteriza a las personas asertivas, decidió que valia la pena el riesgo, preparó el plan para cubrir las diversas evantualidades y actuó. Todo resultó como lo planeó.

Sobra decir que Javier es una persona exitosa en la vida gracias a que sabe resolver problemas. No se detuvo ante el miedo al rechazo, no lo detuvo tampoco el hecho de que él no era el único ni, aparentemente, el mejor pretendiente de Ana.

Problema. Conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la consecución de algún fin.

Javier no le huye a los problemas, aprendió a sortear los hechos o circunstancias que le dificultan llegar a sus metas.

Cuando cuento este caso normalmente se genera polémica, espero que lo mismo pase contigo que lees esto, no se trata de que aceptes lo que digo solo porque sí, encuéntrale los puntos negativos al planteamiento. Algunas personas hablan de manipulación, y yo estoy de acuerdo con ellas, pero, desde mi punto de vista la manipulación no es necesariamente mala, puedes encontrar un artículo que escribí al respecto hace algunos años haciendo click aquí.

Creo que Javier cumplió con el principio básico de la asertividad: El respeto, por si mismo y por los demás. Pero creo que tenemos tiempo para hablar de todo eso, para eso es este blog, para empaparnos de la asertividad y conocer sus principios, para discutir y aprender entre todos. Más adelante te explicaré con más detalle que es la visión prospectiva, cual es el principio moral que rige la asertividad, y por qué las personas que triunfan felizmente en esta vida son, aunque no se den cuenta, Asertivas.

En vía de mientras te reitero mis deseos para este año. Te deseo muchos problemas, y sobre todo, la capacidad para resolverlos de modo asertivo. Solo los muertos no tienen problemas, si tú no tienes problemas, si no tienes un motivo para levantarte por las mañanas, si de repente te preguntas ¿Para qué vivo? ¡Consíguete un problema! porque no estás viviendo.

Recibe un abrazo y un saludo afectuoso. Gracias por acompañarme en este nuevo año.

La frase: “A Dios rogando y con el mazo dando”

Dicho popular

One Response to “Te deseo muchos problemas para este nuevo año, y también…”

  • Linda on 7 noviembre, 2009

    Hola buenos días,

    Es la primera vez que entro a su blog y me parece sumamente enriquecedor, tanto lo que escribe, como los comentarios de retroalimentacion de sus lectores.
    Me encanta ña idea ver en los problemas un reto, una razón para vivir intensamente.
    Ojala el curso que se impartirá en Puebla el día de mañana lo de nuevamente en proximas fechas, para poder programar mi horario y asistir.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Get Adobe Flash player